domingo, 23 de junio de 2013

Historias de fantasía

Aquí os traigo otras dos historias que me inventé hace algún tiempo:
La primera se llama: EL VIAJE DE AMOR Y LUNA.


Amor y su hermana Luna, habían viajado hacía tiempo (5 años)  a La Gomera y habían conocido a dos chicos que también eran hermanos. El mayor se llamaba Ian y el menor Bob.
Ahora Amor y Luna viajaban a Gran Canaria para casarse con ellos. Iban desde Cádiz en barco, que se llamaba Merlotte.
Cuando estaban llegando el motor del barco se estropeó y tuvieron que para en La Palma.
Estuvieron allí tres días. El primer día comieron muy bien, por la tarde fueron a dar un paseo, por la noche cenaron y antes de irse a dormir estuvieron hablando un rato. El segundo día se levantaron temprano, desayunaron un tazón de leche, se fueron a ver como iba el barco y les dijeron que hasta el día siguiente no saldrían hacia Gran Canaria. Después de comer cada una hizo una cosa distinta: Luna estuvo leyendo hasta la hora de cenar y Amor fue a ver las tiendas.
Mientras tanto, en Gran Canaria,  Ian y Bob seguían organizando la boda, que se celebraba al día siguiente; y preguntándose donde estarían las chicas. Porque si las chicas llegaban tarde decepcionarían a sus padres porque eran ¡príncipes! Pero a las chicas se lo dirían después de casarse pero, sino aparecían, no se lo podrían decir.
Al tercer día Amor y Luna se vistieron de novia, cogieron sus maletas, se subieron al barco y zarparon hacia Gran Canaria para casarse. Al llegar allí vieron que eran las once y media, ¡y la boda era a las doce en punto! Tenían que darse prisa y prepararse.
Ian y Bob al verlas llegar se alegraron y se prepararon para casarse con ellas. Ian se iba a casar con Amor y Bob con Luna. Al acabar la boda estuvieron bailando hasta que se hizo de noche.
Mientras iban al palacio de Ian y Bob les contaron lo de que eran príncipes y que ellas eran ahora las princesas. Amor y Luna se sorprendieron tanto que aceptaron y no dijeron nada por no habérselo dicho.
Al día siguiente Amor y Luna volvieron a Cádiz para decírselo a sus padres y que se fueran con ellas al palacio y, vivieran con ellas y con los príncipes.
Cogieron todo lo que necesitaban, cogieron un barco para ir hasta Gran Canaria y vivir juntos. Al llegar se fueron todos al palacio y se conocieron.
Estuvieron siempre juntos. Y vivieron felices y comieron perdices.
 
La segunda se llama:LOS DINOSAURIOS.

Érase una vez hace cincuenta millones de años en mitad del cretaceo (en la era mesozoica) un huevo de plesiosaurio. El huevo era: blanco con manchas rosas y azules muy claritas.
La madre al huevo le había llamado Ramón y ella se llamaba Eva .
Eva incubo el huevo durante 4 semanas. A las cuatro semanas el huevo empezó a agrietarse y a romperse. De repente apareció un dinosaurio, que era Ramón.
Cuando Ramón nació sus amigos llamados: Adrián, Adriana y Mireya nacieron también aunque él no lo sabía. Cuando todos tenían dos años se conocieron y, se hicieron amigos y desde entonces juegan juntos. A los cinco años, tuvieron que dejar el lugar donde vivían porque llegó una plaga de devorahojas. Los devorahojas son unos bichos que cuando llegan a un lugar se comen todas las hojas de la zona en la que estén.
Llegaron a un bonito valle y le llamaron el valle magnífico, porque para ellos era magnífico . Allí encontraron un montón de hojas para compartir entre todos. Las  hojas de aquel valle les encantaban a los plesiosaurios, a los estegosaurus, en fin, a todos los dinosaurios que fueran hervíboros.
Ramón y los demás crecieron juntos en el valle magnífico : comiendo las hojas , jugando juntos, conociendo las normas del valle, etc…
Había unos dinosaurios carnívoros que vienen de lejos que se los quieren comer, y eran unos tiranosaurios Rex. Son unos dinosaurios que se comen a todos los dinosaurios que vean. Un día llegaron al valle magnífico unos tiranosaurios y los amigos de Ramón y él mismo lucharon contra los tiranosaurios y les vencieron. Pusieron la paz en el valle y todos les dieron las gracias por salvarles.
Los dinosaurios  pasaban el día a día sin pelear por la comida, sin pelear entre ellos, ayudándose, etc…
Los dinosaurios, en su valle, también tenían muchas bayas y cerezas.
Un día Ramón llego al río donde estaban sus amigos , de repente al llegar, vio a Adriana ahogarse y fue a salvarla con sus amigos. Después de salvar a Adriana se fueron a jugar juntos cerca del bosque  al perseguirse que aquí se llama el pilla pilla.
Un día hubo un incendio en el valle y todos tuvieron que huir pero, los amigos de Ramón y él lo apagaron con mucha agua. Al final salvaron el valle y todos los demás les volvieron a dar las gracias. Más tarde los reunieron en un sitio del valle, les dieron las gracias por todo, les dieron como unas especies de medallas de hojas, juntaron unas hojas y se las dieron.
Un día, un dinosaurio se encontró por casualidad (mientras daba un paseo yendo a visitar a una amiga suya)  una rama de un árbol que se había caído. El dinosaurio llamó al padre de Adrián para que lo apartara y se pudiera pasar por allí.
Los amigos de Ramón y él mismo se hicieron mayores y también tuvieron hijos: el de Ramón se llamó Raúl y el de Adrián (que se casó con la dinosaurio llamada Adriana) se llamó Yudith . Y los cuidaron con mucho cariño durante mucho tiempo hasta que cumplieron 17 años.
 Fin espero que les gusten.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario